single

It: lo bueno, lo malo y lo feo

Después de 27 años, nos encontramos de nuevo con el clásico de Stephen King y su regresó a la pantalla grande. Dejando detalles de la versión de 1990 y agregando unos nuevos, esta entrega nos recuerda porqué los payasos son de los elementos más temibles de la gente, y aunque ya conocíamos la historia, es como si la estuviéramos viendo por primera vez.

Situada en 1989 y con siete jóvenes adolescentes como protagonistas, Itnos atrapa en la historia desde los primeros 10 minutos gracias a Georgie, su desaparición y su siniestra plática con Pennywise, quien ya no es tan humano y simple –por así decirlo-.

El elemento más constante de ambas entregas es Beverly Marsh, quien es impulsiva y de cierta forma madura a los demás personajes, sumado a la fuerte amistad entre los protagonistas, quienes al final saben y demuestran que la manera clave de destruir a Pennywise es la unión fraternal.

Hay que admitir que es un poco difícil no comparar las actuaciones de Tim Curry y Bill Skarsgård pero sin duda, el segundo nos sorprendió con una actuación aterradora y única con la sonrisa, la manera de hablar, la risa y el mejor de todos, el detalle de los ojos –cada uno mirando a una dirección diferente- y por supuesto, también incluimos al departamento de caracterización y maquillaje.

Funciona muy bien la historia mezclando detalles cómicos, elementos de susto, suspenso, efectos, score y actores, y a pesar de que muchos de nosotros podemos comparar la original, las actuaciones, escenas eliminadas, agregadas y cambiadas, Andrés Muschietti logró hacer de una de las películas más esperadas del año, una experiencia única para el espectador.

Google+ Linkedin Pinterest