single

Un concepto no nuevo pero ingenioso

¿Qué harías si te encuentras a 47 metros bajo la superficie del mar, en una jaula, rodeada de tiburones y con muy poco oxígeno?

Lisa (Mandy Moore) y Kate (Claire Holt) son dos hermanas que están de vacaciones en México, que aunque disfrutan su tiempo juntas y se llevan muy bien, desde el inicio se sabe (y es una de las razones de por qué hacen lo que hacen) que era un viaje planeado para Lisa y su novio, Stuart, quien termina con ella por lo “aburrida” que se había vuelto la relación y actividades que realizaban juntos.

A partir de que Kate se entera de esto, decide animar a su hermana y llevarla a un bar en plena madrugada, lugar donde conocen a dos hombres que las persuaden de ir al día siguiente a bucear con tiburones. Lisa no está muy segura de querer ir pero Kate se las ingenia y la convence, con el pretexto de “¿qué pensaría Stuart si te viera haciendo esto?”. Ya estando en el bote, listas para empezar la acción, podemos notar los elementos que harán que sea una mala idea: Lisa no sabe bucear, por lo que le dan un curso exprés, el bote y la jaula son elementos viejos y oxidados y la forma en cómo atraen a los tiburones es un poco ilegal y aun así, las hermanas deciden aventurarse bajo su propio riesgo. Estando adentro de la jaula y una vez sumergidas, la cuerda y polea que las sostiene, se rompe, por lo que caen al fondo teniendo oxígeno limitado en su tanque.

A partir de este punto, los nervios se apoderan tanto de las protagonistas como del espectador, tomando en cuenta que no solo los tiburones juegan un rol de amenaza para salir con vida de ahí, también lo es la falta de aire. Ambas, durante toda la película, idean estrategias para poder salir de ahí enteras, además de, en varias ocasiones, estar dispuestas a sacrificarse por la otra.

Una palomita que sin duda tenemos que darle a esta cinta es el score; está muy bien seleccionado y colocado, te ayuda a sumergirte en la historia. Por otra parte, las actuaciones también están muy bien hechas ayudando al espectador a sentirse empático ante el problema.

A pesar de que el argumento no es algo nuevo, cuenta con muy buenos elementos y cumple con el objetivo de generar tensión, ansiedad y mantener al público atento a la historia. Resulta ser un muy buen ejemplo de que se pueden hacer cosas sin necesidad de tener tanta producción.

Cabe destacar que es una historia que aunque involucra tiburones, éstos no son usados como depredadores, más bien como elemento del ambiente y eso sí la hace diferente.

Google+ Linkedin Pinterest