single

Anabelle 2: La Creación, el ABC de la historia

Samuel (Anthony LaPaglia), Esther (Miranda Otto) y Bee Mullins (Talitha Bateman) son la típica familia feliz; ella, ama de casa, él, fabricante de muñecas y Bee, su única hija, una niña tierna y juguetona pero después de que ésta muera de manera trágica, la vida de los Mullins toma un giro drástico.

Años después, con cuartos de sobra y a manera de llenar el vacío que Bee dejó, abren las puertas de su casa a una monja y un grupo de niñas provenientes de un orfanato, siendo esto la punta de lanza de los malignos acontecimientos realizados por Annabelle.

Al inicio de la película nace un poco la confusión de ¿entonces qué pasa con la historia de la película anterior? ¿Cómo están conectadas? Si Samuel Mullins fabricó a Annabelle, ¿cómo es que ésta llegó a las enfermeras?

La historia cuenta con algunos de los clásicos elementos de espanto que el espectador ya puede suponer que pasarán y aun así, junto con la banda sonora, crean un ambiente tenso y te sumergen en la historia. Pero conforme avanza la historia, ésta empieza a decaer con momentos cada vez más predecibles y unos cuantos efectos que generan un poco de risa

Lo que hay que destacar es un cameo sorpresa de otro personaje de este universo, lo que hace pensar al espectador que en alguna película futura convivirán más a fondo, además de que en algún punto, llegan a responderse solitas las preguntas que antes se mencionaban.

Esta entrega de la singular muñeca es buena y te mantiene inmersa en la historia a pesar de las fallas con los “elementos sorpresa”aunque de todo este universo, creo que la número uno seguirá siendo El Conjuro.

Google+ Linkedin Pinterest