single

Una segunda parte con más enredos y competencia

Más papás, más problemas, más risas. Los enredos de familia entre Brad (Mark Wahlberg) y Dusty (Will Ferrell) regresan a la pantalla pero ahora de la mano de sus propios padres, Kurt (Mel Gibson) y Don (John Lithgow)

A pesar de haber podido arreglar sus diferencias por el bien de los niños, Brad y Dusty se verán envueltos en envidias, peleas, rivalidades y mentiras que al principio son obra del machista de Kurt pero después comienzan a salir a flote los resentimientos que se tienen el uno al otro desde el inicio, lo que genera un ambiente de peleas de todos contra todos.

En esta historia, aunque sí hay muchos momentos cómicos, presentan una trama un poco más seria en cuanto a la temática de los problemas y cómo son solucionados; no sólo vemos la rivalidad entre Brad y Dusty como en la primera cinta, también encontraremos problemas de divorcio, resentimientos pasados entre padres e hijos, desacuerdos en cómo educar a los hijos y qué están aprendiendo de sus padres, etc.

En general, la historia es buena y el reparto excelente ya que el papel les sienta perfecto tanto a Mel Gibson como a John Lithgow pero hay uno que otro chiste que se siente un poco forzado, por lo que para nosotros, no hay historia como la primera.

Google+ Linkedin Pinterest